LABERINTO ATRONADOR

Las bombas abren la tierra haciendo saltar la arena por los aires. Acorralados en la playa de Dunkerque sin embarcaciones suficientes para huir, los soldados británicos esperan a ser evacuados por la llegada de barcos civiles del otro lado del estrecho, quedando a expensas del enemigo durante días de espera. Christopher Nolan retrata este rescate denominado Operación Dynamo, con una propuesta estética inmersiva, fragmentándolo en tres relatos independientes e intercalados, que abordan respectivamente los tres frentes: tierra, mar y aire. En tierra, Tommy (Fionn Whitehead) es uno de los muy jóvenes soldados que en total incertidumbre buscan sobrevivir a la espera de un tan anunciado como incierto rescate. En la mar, Mr. Dawson (Mark Rylance) es un civil que parte voluntariamente de la costa inglesa para colaborar en el desalojo. Mientras que desde los cielos, el piloto Farrier (Tom Hardy), protege a las tropas descubiertas ante los aviones enemigos que puedan aprovechan la situación de asedio. Y rodeado de tal frenético caos militar, el comandante Bolton (Kenneth Branagh), sin certeras expectativas, intenta conservar la calma de los soldados y organizar tácticamente el ansiado regreso a casa.


La subjetividad, una constante en las narrativas de Nolan, está presente en la construcción narrativa, de manera acentuada en los personajes al mando de aviones, subrayando la dificultad de ejecutar de manera satisfactoria cada pequeño movimiento, retratando las maniobras aéreas en toda su dificultosa y asfixiante lentitud. Pero es en el frente de tierra donde la cámara en mano crea una inmersión más profunda, plasmando los atronadores temblores de las explosiones fruto de unas bombas que nunca llegan a verse, construyendo una subjetividad desorientada, al no identificarse enemigo alguno ni preludio al peligro. Las bombas estallan sin previo aviso para el espectador, que no sabiendo de donde vienen, queda tan desorientado como los soldados de a pie. El relato retrata a la tierra estremeciéndose y volando por los aires a escasa distancia de los personajes que guían al discurso, en una sucesión impredecible de estallidos. A ello se suma la ausencia del antagonista nazi, que al no aparecer nunca uno de sus soldados en pantalla, se convierte en un enemigo abstracto, eludiendo cualquier caricaturización, pero sobre todo, disparando las dimensiones de desorientación durante todo el transcurso del relato, al no mostrarse nunca el rostro del enemigo del cual se huye.



Desorientación que es acentuada por la banda sonora, la cual advierte constantemente del peligro constante que se cierne sobre los personajes, cayendo en un miedo al vacío sonoro. Con Hans Zimmer al frente y esta frenética ausencia de silencio, la sonoridad difumina la diferenciación entre la percusión y la artillería. Las piezas musicales se sirven de ritmos marcados por relojes y sonidos de viento y percusión que entran en una cohesión difusa, disolviéndose con sonidos de la narración como motores y hélices, que junto a las explosiones, el crujir de las estructuras metálicas y el resquebrajarse de las maderas de los puentes, confieren al sonido un lugar protagónico en el largometraje, al tiempo que dicha confusión sonora refuerza la desorientación que impera en el relato.

Las referencias al contexto exterior a la operación están durante casi todo el metraje, ausentes. No es sino hasta el final cuando el discurso de Churchill leído en un periódico termina por establecer lo que definitivamente la misión supuso para la nación. Acorde con los comentarios que hablan del emerger de un cine del Brexit, como el de The Guardian, en el momento concreto retratado, con la rendición de Francia y Alemania, el continente europeo queda en manos del fascismo y las islas británicas tendrán desde ese momento que lidiar en solitario con las tropas germanas. Fortaleciendo la frontera que supone el mar entre la Gran Bretaña y el resto de Europa. Quedando el rescate a Europa en un segundo lugar, la operación Dynamo suponía la recuperación de tropas para hacer frente a una guerra individual, en la que el ejército británico aguantaría en solitario durante más de un año, hasta las incorporaciones que decantarían la balanza primero con la URSS y posteriormente con los EEUU, entrando en la contienda del viejo continente. A este aislamiento del continente, se suma la ausencia de los soldados franceses, que eran los que aún aguantaban el sitio junto a los soldados belgas y británicos, además de las explícitas discriminaciones que los pocos soldados franceses presentes reciben al negárseles la ayuda. Pero las implicaciones emocionales y los arcos de transformación de los personajes, distan bastante del registro de Nolan, que junto al silencio de los personajes opta más que por incidir en los detalles de la historia,  en generar una experiencia inmersiva total.


 Los complejos e intrincados desarrollos narrativos, son una constante de Nolan aquí no tan explícita y evidente. La trama no se enreda en giros inesperados ni en construir elaboradas y rocambolescas prolongaciones de clímax sucesivos. En esta ocasión, la triple fragmentación narrativa compone una continuidad no cronológica. Pues si bien se reparte el relato en tres espacios y tres lapsos temporales distintos (una semana, un día y una hora), conforman una continua linealidad que otorga al conjunto narrativo su propia evolución emocional. Pero dentro de la misma, el espectador encuentra el reto de reordenar las piezas de puzle, que el cuidadoso desorden cronológico plantea. Las interrupciones provocadas por las alternancias argumentales impide la profundización en las emociones construidas, consiguiendo mantener el tono del discurso en la frialdad con la que la contienda bélica es retratada. En esa frialdad constante, contrasta el perpetuo ruido de las máquinas y artillería con el silencio dominante en los personajes, que con sus escasos diálogos consiguen guiar al espectador por este laberinto diegético.
Luis N. Sanguinet




ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Australia
The Ides of March
Mad Max

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTÍCULOS SUGERIDOS

Nocturnal Animals
Map to the Stars
The Neon Demon
Trumbo
Joy
Innherent Vice

REVIEWS

Australia
The Ides of March
Offside

EDUCATIVO

Del reves (Inside Out)
Room
Captain Fantastic

DUELOS

Foxcatcher-Birdman
Trumbo-Joy
Spotlight-El Club

ACCIÓN

Thor Ragnarok: Futuro
Mad Max
Dunkirk
Jurassic World
Suicide Squad
Creed

PALOMITAS

El Platon de Palomitas
Asi hablo Nietzsche 2
Contrapunto Sonoro

SECCIONES

Criticas
Duelos dialécticos
Intertextos
Reviews hermenéuticas
Dentro del guion
Palomitas filosoficas

EL PLATÓN DE PALOMITAS

La mayor crítica artística de un filósofo es por seguro la realizada por Platón en el libro X de La República : "que no hemos d...

CRÍTICAS SUGERIDAS

Irrational Man
Cut Bank
El Club
The Revenant
Foxcatcher
Birdman
El abuelo que saltó...
The Big Short
Theory of Everything

Entradas populares

FACEBOOK

PUBLICACIONES

ÍNDICE

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

BLOG MIEMBRO DEL JURADO

REVISTAS:

TWITTER

LO MÁS LEÍDO

NOTIFICACIONES POR MAIL:

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

WEBS:

PERFIL

Mi foto

Contemplación del cine como una herramienta de pensamiento.

FACEBOOK

Con la tecnología de Blogger.

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€