ALICIA EN LA CIUDAD DE LAS PESADILLAS


La ciudad de Los Angeles es el perturbador universo absurdo de paradojas lógicas al que llega Jesse (Elle Fanning), una hermosa adolescente de pueblo a la cual no parece hacérsele grande la ciudad, en la que sus aspiraciones de convertirse en una supermodelo profesional parecen comenzar a hacerse realidad. En esta urbe entregada a la superficialidad y al hedonismo ególatra retratada por el director Nicolas Winding Refn, las contendientes, que van siendo desbancadas por la fulgurante llegada de la nueva joven en la ciudad, movidas por la envidia y la codicia se distribuyen entre la admiración contemplativa y sus ineludibles y terroríficos deseos de despojarla de su belleza para barrerla del camino que meticulosamente se han ido forjando. Junto a la maquilladora Ruby (Jena Malone), las modelos Gigi (Bella Heathcote) y Sarah (Abey Lee) son las compañeras rivales que se encuentran ante Jesse. Atesoran una perfección espuria conservada quirúrgicamente para desafiar las leyes temporales y el carácter pasajero de su juventud, poniendo en relieve el debate sobre la naturalidad o necesaria artificialidad de la belleza y manifestar las luchas individuales que lidian respectivamente cada una para posponer su fecha de caducidad tras la cual, dadas las reglas establecidas, pasarán irremediablemente a  convertirse en fantasmas.

El relato se fragmenta en tres partes: el inicio de la carrera de la ingenua Jesse, su sumisión ante las reglas establecidas por cuanto le favorecen y finalmente, la transformación de su precepción de la realidad, al lidiar con su trono precipitadamente adquirido, ante la cual deberá decidir si se comporta como el resto de personajes de su mundo laboral o si mantiene rasgos de su origen. En los momentos iniciales es Dean (Karl Glusman), un joven fotógrafo amateur, quien la acerca al ambiente del sector y quien surge como único elemento de la ciudad que conecta con su inocencia. Pero violentando y sacudiendo su mundo interior es, a un nivel más crudo, introducida en el modelaje por Roberta Hoffman (Christina Hendricks) y en la ciudad salvaje por el dueño del motel Hank (Keanu Reeves), aprovechándose de ella este último y educándola en los parámetros normativos la anterior. Tras su fugaz instrucción, cuando Jesse recibe la oferta de cerrar un desfile de pasarela, encuentra el momento que puede marcar su carrera, su continuidad con el resto de su vida hasta el momento y la dirección de su relación con sus contrincantes, que perciben su belleza como la amenaza más firme y perturbadora. Traspasando la barrera de lo simbólico, las jóvenes vampíricas ya instauradas, buscan devorar a cualquier rival que ponga en peligro el papel que desempeña en este microcosmos.


El universo visual mantiene las constantes cromáticas de los dos anteriores largometrajes del director, Drive (2011) y Only God Forgives (2013), en una propuesta estética muy similar, con luces de neón fucsia, púrpura y cian invadiendo la paleta de colores, pero con un rumbo perturbador que lleva el relato hacia registros del cine de terror. También mantiene respecto de aquellos dos trabajos al mismo compositor musical, Cliff Martinez, cuyas melodías de órganos y sintetizadores acompañan a la inmersión de la protagonista en los tenebrosos escenarios caleidoscópicos, plagados de reflejos en los omnipresentes espejos y superficies. Imágenes y sonido se funden en una apuesta por exposiciones prolongadas de planos regidos por el contraste entre la oscuridad dominante y los destellos de colores pronunciadamente saturados, en la composición de un ambiente dominado por las formas simétricas, aludiendo al poder de la belleza artificial y reiterativa que como si el paso del tiempo no afectara a los cuerpos persigue la repetición de los mismos patrones físicos, aumentando las dimensiones de simetría visual.


La competencia entre mujeres por imponer su imagen en un mundo creado para el deleite visual masculino, compone un entramado cíclico, en el que cada personaje aspira a llegar a la cima destronando a la ya mayor reina, solo para ser posteriormente suplantada por una nueva joven aún por llegar. Si en El cisne negro (The Black Swan, 2011), donde la madurez de una estrella supone una vacante cuya aspirante es su admiradora, la protagonista interpretada por Natalie Portman, lo cíclico del éxito por la belleza efímera que aspira siempre a un nuevo remplazo genera un conflicto interno en la protagonista que no quiere convertirse en su idolatrada; aquí, la textualidad intencionadamente superficial de este universo excluye la profundización entre macrocosmos y microcosmos, que acerca lo antiguo y lo nuevo hacia una transición en armonía. Jesse asume, sin experimentar grandes conflictos internos, las reglas impuestas en este reino al que acaba de llegar y en el cual se encuentra beneficiada, alcanzado una posición dominante sin haber superado un camino de adversidades previo. La hipnosis ante la belleza propia referenciando al mito de Narciso, carga de simbolismo la escena en que los personajes se encuentran ante una piscina vacía, incapaz de replicarles la realidad. La declaración explícita de intenciones que adopta el relato hacia la fase final del film, aleja su discurso de cualquier ambigüedad sobre las consecuencias de las acciones que adoptan los personajes, al no despegarse de la adoración a su propia imagen, al aferrarse a una espiral narcicista que no hace sino augurar una caída más violenta y dolorosa, tras la cual no espera como a la joven Alicia el despertar de un sueño, sino la realidad convertida en pesadilla.



Luis N. Sanguinet




ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Nocturnal Animals
Joy
Australia

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTÍCULOS SUGERIDOS

Nocturnal Animals
Map to the Stars
The Neon Demon
Trumbo
Joy
Innherent Vice

REVIEWS

Australia
The Ides of March
Offside

EDUCATIVO

Del reves (Inside Out)
Room
Captain Fantastic

DUELOS

Foxcatcher-Birdman
Trumbo-Joy
Spotlight-El Club

ACCIÓN

Thor Ragnarok: Futuro
Mad Max
Dunkirk
Jurassic World
Suicide Squad
Creed

PALOMITAS

El Platon de Palomitas
Asi hablo Nietzsche 2
Contrapunto Sonoro

SECCIONES

Criticas
Duelos dialécticos
Intertextos
Reviews hermenéuticas
Dentro del guion
Palomitas filosoficas

EL PLATÓN DE PALOMITAS

La mayor crítica artística de un filósofo es por seguro la realizada por Platón en el libro X de La República : "que no hemos d...

CRÍTICAS SUGERIDAS

Irrational Man
Cut Bank
El Club
The Revenant
Foxcatcher
Birdman
El abuelo que saltó...
The Big Short
Theory of Everything

Entradas populares

FACEBOOK

PUBLICACIONES

ÍNDICE

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

BLOG MIEMBRO DEL JURADO

REVISTAS:

TWITTER

LO MÁS LEÍDO

NOTIFICACIONES POR MAIL:

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

WEBS:

PERFIL

Mi foto

Contemplación del cine como una herramienta de pensamiento.

FACEBOOK

Con la tecnología de Blogger.

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€