Foxcatcher
TRUMBO:
UNO CONTRA EL IMPERIO 
[...] LEER
Foxcatcher
MAD MAX FURY ROAD:
 AHORA CONDUCEN ELLAS
[...] LEER
Foxcatcher
THE REVENANT:
 UNA ODISEA AMERICANA
[...] LEER
jueves, 11 de febrero de 2016
(Thomas McCarthy, 2015)
PULITZER EN PRIMERA PLANA
Anonymous Content, eOne Films Spain ©2015.

“No es solo abuso físico, sino también abuso espiritual. Cuando un sacerdote te hace esto, te despoja de tu fe.”
Phil Saviano, víctima de los
abusos sexuales en Boston.

Marty Baron (Liev Schreiber), judío y sin familia ni esposa, es el nuevo director del Boston Globe, recién llegado a dicha ciudad. Su atención por un caso de pederastia que no parecía llamar la atención de los periodistas, hace que el equipo de reportajes más exhaustivo del periódico, llamado Spotlight, se centre exclusivamente en un caso que habría pasado desapercibido de no ser por el cambio de jefe editorial. Tuvo que llegar alguien de fuera, de fuera de Boston y de fuera de la Iglesia Católica, para ayudar al equipo a destapar hasta 90 casos de abusos sexuales que tuvieron y podían seguir teniendo lugar en su ciudad, quedando fuera de sus páginas. En este grupo de periodistas están Mike Rezendes (Mark Ruffalo), Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams) y Walter Robinson (Michael Keaton) al mando, bajo la supervisión de Ben Bradley Jr. (John Slattery). Recuperando los casos y afrontando grandes adversidades, el equipo de Spotlight hizo un esfuerzo de gran repercusión por el que sus miembros recibieron el premio Pullitzer en el año 2003.


El objetivo fundamental de este film es mostrar los entresijos del trabajo periodístico persiguiendo un caso contra el cual los poderes se activan impidiendo la cobertura y las investigaciones, del mismo modo que sucede en All the president’s men (Alan J. Pakula, 1976). La comparación con Todos los hombres del presidente es inevitable, y es una buena señal atendiendo a que el enfoque periodístico es la forma en que el film se centra para abordar el caso de pederastia. Seguramente este caso sea el mayor destape periodístico, después del caso de la Casa Blanca y el quipo de espionaje secreto de Nixon. Después de una gran tapadera construida por el gobierno, está la que lleva a cabo en Boston, la Iglesia Católica. Allí donde se ponían de acuerdo dos periodistas antagónicos, uno republicano, Bob Woodward (Robert Redford) y el otro demócrata, Carl Bernstein (Dustin Hoffman), aquí todo el equipo de investigación se muestra al unísono. Las discrepancias se muestran no entre el quipo, sino por parte de todo el equipo con los editores del periódico: la tensión de estos se establece entre sacar a la luz la mayor cantidad de información posible o publicar la exclusiva antes que el Herald, impidiéndole a éste su periódico rival entrar en la investigación y forzando la publicación sin haber terminado sus hombres la investigación.


Los obstáculos que se encuentra el quipo son múltiples y principalmente provienen de los dirigentes más asentados en las instituciones públicas, que acusan a los periodistas de ser partícipes de un complot. El origen judío del nuevo director del periódico como germen de la investigación, es la principal acusación que esgrimen los encubridores: “a Baron no le importan ni la ciudad ni la Iglesia”. Como si ello justificara el mirar hacia otro lado ante el conocimiento de los abusos, y como si el desprestigio fuese que los casos salieran a la luz, en lugar de seguir protegiendo a los abusadores con conocimiento de causa. Otro asunto es la coincidencia del caso con el atentado del 11-S, que acontece precisamente a mitad de la investigación. En un momento tan delicado resultaba realmente peligroso atacar a la Iglesia Católica, cuya posición era clave para mostrar diálogo con las instituciones musulmanas, para evitar el alarmismo islamofóbico en Estados Unidos, que fue dominante en sus medios de comunicación. Los periodistas habían de medir cuándo y cuánto investigar, sin que la organización investigada saltase de la silla y clamase que el problema estaba realmente en Oriente Medio, para desviar la atención de los problemas locales.


El asunto de la protección por parte de la Iglesia Católica a sacerdotes pederastas, es el mismo que sujeta el argumento de El Club, último film de Pablo Larraín, donde encontramos un acercamiento más profundo al tema, en concreto, a la personalidad de los sacerdotes protegidos, algo que precisamente es velado en Spotlight. Este último film apenas abre la cortina en este sentido, para enseñar a un único sacerdote, en estado casi senil pero con suficiente memoria para confesar abiertamente sus abusos. Su encuentro es fácil pero casual y apunta al hecho de que, dada la poca repercusión que los hechos tenían en Boston, la familia no vio peligro en rechazar la estancia en una casa de retiro, a las cuales se hace referencia en el film, pero sin que los investigadores muestren interés en buscar. Lo que les interesa no es saber dónde están, sino cuántos y quiénes son, porque el último objetivo tanto de los periodistas como de las víctimas de abusos que colaboran, no es vengarse destapando a los sacerdotes en cuestión; sino demostrar que la organización entera funciona en la ciudad a modo de tapadera, al evitar que los abusadores comparezcan ante la ley, consiguiendo que los casos no salgan siquiera a la luz y así no dañen su imagen.



La realidad es que los periodistas involuntaria e inconscientemente participaron del encubrimiento. Ellos tenían desde el principio el material de partida para haber hecho la historia y sin embargo nunca se llevó a cabo tal trabajo, nadie tuvo el olfato periodístico para rastrear la noticia que ya había pasado delante de sus narices. Por esto Spotlight es una reivindicación del trabajo periodístico, que vive una época de autonegación. Si ya lleva cincuenta años, con la instantaneidad televisiva cuya mercantilización de la información denunció Ryszard Kapuscinski en su histórico discurso sobre la decadencia del periodismo contemporáneo en la entrega de los premios de periodismo Stora Jurnalprest, El periodista polaco denunciaba allí que los media reflejan el mundo de manera superficial y fragmentada, y con el último auge de internet esta expresión se ha visto dilatada, banalizando por completo la labor periodística, plagando webs de noticias con especulaciones superficiales, anotaciones intrascendentes, matizaciones irrelevantes y apuntes triviales y fugaces de escasas notoriedad y relevancia. Por esto, la esencia del trabajo periodístico se antoja a contracorriente.


Siendo un film detalladamente periodístico, centrado en establecer las conexiones del caso que destapa, Spotlight no es tanto un film de denuncia eclesiástica sino de reivindicación periodística. Aborda el asunto revelando las complejidades editoriales para que el caso salga a la luz, debido a los contactos que el periódico tiene  Como film periodístico se centra en el detallado reflejo del reportaje y la mirada sobre el asunto es dirigida desde un punto de vista editorial, reivindicando la labor esencialmente periodística; en una época en que el periodismo que se toma en serio a sí mismo es un caso minoritario, que requiere para ser encontrado una labor y predisposición informativa por parte del propio lector. La notoriedad del caso y el uso de rostros conocidos sirven para volver a dirigir la atención sobre un asunto que a día de hoy sigue dando titulares, pero cuya vigencia radica en que las estructuras que mantienen esas prácticas continúan aún en pie; y cuando los medios apuntan en una única dirección, no están poniendo el foco sobre el verdadero problema.

Luis N. Sanguinet






ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Foxcatcher
EL CLUB:
UNA RECLUSIÓN CEGADORA
[...] 
LEER
Foxcatcher
TRUMBO:
UNO CONTRA EL IMPERIO 
[...] LEER
Foxcatcher
BIRDMAN:
ALGUIEN VOLÓ SOBRE
EL TEATRO [...] 
LEER

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTÍCULOS SUGERIDOS

Foxcatcher
EL PLATÓN DE PALOMITAS:
UNA MIRADA ACTUAL A

LA REPÚBLICA [...] LEER
Foxcatcher
INSIDEOUT:
LAS EMOCIONES TOMAN 
EL CONTROL [...] LEER
Foxcatcher
MAPS TO THE STARS:
CONSTELACIÓN DE
PARANOIAS [...]
LEER
Foxcatcher
OFFSIDE: EL ESCORZO PERMANENTE
UNA MIRADA PERIFÉRICA

[...] LEER
Foxcatcher
LOS IDUS DE MARZO: DETRÁS DEL TELÓN
LA POLÍTICA DE FONDO
[...] LEER
Foxcatcher
ASÍ HABLÓ NIETZSCHE 1
LA OBRA DE ARTE OTOTAL AUDIOVISUAL 

[...] LEER
Foxcatcher
AUSTRALIA: A PESAR DE LA BELLEZA: 
LA IDEOLOGÍA ESCONDIDA
Australia busca seducir al espectador con una propuesta estética preciosista, envolviendo un punto de vista ideológico. 


     LEER      
Inside Out
DUELO DE ÁGUILAS
"Cada generación tiene su misión y no necesita hacer tan extraordinarios esfuerzos, que lo sea todo para la anterior y la siguiente" 
-Søren Kierkegaard-

LEER      

EL PLATÓN DE PALOMITAS

La mayor crítica artística de un filósofo es por seguro la realizada por Platón en el libro X de La República : "que no hemos d...

Entradas populares

CRÍTICAS SUGERIDAS

Foxcatcher
TRUMBO:
UNO CONTRA EL IMPERIO 
[...] LEER
Spotlight
SPOTLIGHT:
PULITZER EN PRIMERA 
PLANA [...] LEER
The Big Short
THE BIG SHORT:
 OTRA VEZ LA CRISIS
[...] LEER
Foxcatcher
THE REVENANT:
 UNA ODISEA AMERICANA
[...] LEER
Foxcatcher
JOY:
LA CENICIENTA 

CONTEMPORÁNEA [...] LEER
Foxcatcher
CREED:
EL REQUETEÚLTIMO 
ASALTO [...] LEER
Foxcatcher
IRRATIONAL MAN:
PIENSO, LUEGO... ACTÚO 
[...] LEER
Foxcatcher
EL CLUB:
UNA RECLUSIÓN CEGADORA
[...]
LEER
Foxcatcher
MAD MAX FURY ROAD:
 AHORA CONDUCEN ELLAS
[...] LEER

ÍNDICE

FACEBOOK

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

BLOG MIEMBRO DEL JURADO

REVISTAS:


TWITTER

LO MÁS LEÍDO

NOTIFICACIONES POR MAIL:

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€

WEBS:

PERFIL

Mi foto

Contemplación del cine como una herramienta de pensamiento.

FACEBOOK

Con la tecnología de Blogger.

E-BOOK:

Comprar solo E-book: 3€
E-book + Libro impreso: 15€